Presiones en EEUU amenazan la privacidad de todos

Sin prisa pero sin pausa, las jurisdicciones secretas conocidas, como Panamá, Islas Caimán, y las Islas Vírgenes Británicas han cedido a las críticas internacionales en relación a la anonimidad que proporcionan estos países a personas de todos los rincones del mundo. Destinos antes reconocidos por su facilidad en proveer privacidad a los que buscaban formar empresas “offshore” ya se están rindiendo, enfrentando presiones externas derivadas de cobertura negativa en los medios, y quitando los derechos que antes protegían.

Mientras otras jurisdicciones cedieron a estas presiones, bajo la infalible justificación de que tales cambios lucharán contra el financiamiento del terrorismo y el lavado de activos, todos miraban hacia los Estados Unidos como un refugio de privacidad. La mayoria de estados en EEUU no tienen requisitos de propietario efectivo final, lo cual hace EEUU uno de los lugares más atractivos para formar corporaciones como Limited Liability Companies (LLC) y trusts estadounidenses. Casi dos millones de entidades comerciales se forman cada año en Estados Unidos para personas de todo el mundo, que procuran asilo de gobiernos corruptos, seguridad para sus familias y el derecho universal de privacidad.

Pero si has estado atento, como nosotros hemos estado, los Estados Unidos pronto será el próximo país de cambiar sus reglas, privando Estadounidenses, tal como extranjeros que quisieran incorporar en los EEUU, del derecho a privacidad. No tienes que mirar al exterior para ver las señales que los EEUU esta apunto de estallar bajo la presión de más transparencia. Gobernantes y políticos Estadounidenses están en el cabildeo contra el derecho a privacidad en los Estados Unidos, con un ingenioso tema de combatir los males de la sociedad: lavado de activos, financiamiento del terrorismo, y el tráfico de drogas, armas y personas.

Esto no es difícil de vender a ambos lados de la rama legislativa de Estados Unidos, y Demócratas tanto como Republicanos condenan estas prácticas ilícitas y terribles. E producto de estas buenas intenciones, sin embargo, ha sido una serie de cambios regulatorios fríamente calculados, que deberían ser una alarma para cualquier persona que esté considerando trasladar sus bienes a los Estados Unidos. Consideré esta cronología sí no está convencido aún que los Estados Unidos está cambiando su perspectiva sobre la privacidad.

2010: Bienvenido, Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA). Esta ley federal fue promulgada en el 2010 e implementada en el 2014, y fue una jugada agresiva de los Estados Unidos contra la privacidad de sus propios ciudadanos. La ley hizó 128 países de cumplir con unos acuerdos intergubernamentales y hasta más instituciones financieras, forzando gobiernos y bancos a cumplir bajo la amenaza de una tributación de retencion de 30 por ciento. Bajo FATCA, todas las instituciones financieras extranjeras reportan anualmente la información financiera de personas naturales Estadounidenses, incluyendo aquellos que viven en el exterior. Mientras que los Estados Unidos no ha proporcionado reciprocidad a los países aliados de FATCA, la presión de la G20 y la OCDE pronto impondrá la misma carga regulatoria que los Estados Unidos impuso al resto del mundo.

2015: Identificación de personas naturales en ciertas áreas geográficas, solo sigue expandiendo. El Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), parte del departamento de la tesorería de Estados Unidos, expidío unas ordenes específicas para áreas geográficas, o “Geographic Targeting Orders”, en 6 zonas metropolitanas desde el 2015, lo cual requiere que los aseguradores Estadounidenses identifiquen las personas naturales detrás de las empresas ‘fantasma’ que se utilizan para pagar transacciones de propiedad raíz en efectivo. Este aumento  del escrutinio sobre empresas fantasma se ha magnificado con la recién cobertura de lavado de dinero a través de compras de propiedades en Estados Unidos. El programa de GTO probablemente continuará en vigencia.

2016: Para cobrar impuestos, jurisdicciones tienen que primero identificar cuales bienes hay y donde están. Los Estados Unidos, sin duda, ha disfrutado de ser el paraíso fiscal para todo el mundo, como millones de dolares fluyen hacia los Estados Unidos y clientes internacionales aprovechan de beneficios de privacidad que no pueden conseguir en tierra patria. Pero personas extranjeras que operan en Estados Unidos no deberían estar tan tranquilos.

En el 2016, la IRS publicó nuevas reglas que tratan las entidades de personas extranjeras en EEUU como corporaciones domésticas por el propósito de registrar el formulario 5472. Este formulario requiere declarar las transacciones entre el dueño de la corporación y la corporación. Desde esta publicación, los LLCs que pertenecen a las personas extranjeras serán obligadas a obtener un número de identificación de impuestos y registrarlo en el formulario 5472, lo cual obliga a los dueños de la empresa a declarar una persona relacionada a la corporación. Sí no registran este formulário, pagarían una multa de $10,000. Sí estas entidades de personas extranjeras no pagan impuestos en EEUU, para que recaudar información? El patrón que utilizan los gobiernos del mundo usualmente es: reportar, recaudar, y cobrar. Estamos en la fase de recaudar.

2017: Sí ya está preocupado por lo que está pasando en Estados Unidos para tus propositos financieros, estas notícias tal vez serán las más graves. El True Incorporation Transparency for Law Enforcement (TITLE) Act (S. 1454), acompañado por el proyecto de ley en la otra rama del congreso Estadounidense, the Corporate Transparency Act (HR 3089), son actos legislativos bipartidistas que serán la fisura definitiva en la estructura de privacidad en Estados Unidos. El proyecto de ley TITLE es más fuerte que cualquier otro acto legislativo creado por el propósito de revelar los beneficiarios finales. El acto tiene bastante apoyo de ambos partidos políticos, además de instituciones financieras y agencias de la ley.

El acto obligaría a estados identificar los beneficiarios finales de corporaciones, lo cual incluye mantener, actualizar y compartir información sobre beneficiarios con agencias federales, instituciones financieras y bajo cualquier citación civil, criminal o administrativa.  El que no cumpla con este requisito será sujeto a penalidades hasta $1 millón de dólares y encarcelamiento hasta tres años.

El acto TITLE demuestra que los vientos de cambio podrían tumbar el pilar de privacidad en Estados Unidos de una vez. Con los requisitos de declaración de beneficiarios finales, formar corporaciones en los Estados Unidos no tendrá otro propósito que contarle a otro gobierno, uno que tiene sus problemitas con corrupción y conflicto de interés, donde está su dinero.

2018 y más allá: Y si toda la presión desde adentro no acaba con la privacidad en Estados Unidos, la opción nuclear todavía sigue disponible. La OCDE podría colocar los Estados Unidos en la lista negra, forzando a las instituciones financieras que compartan información sobre sus clientes extranjeros con los 110 signatarios de los Common Reporting Standards (CRS) de la OCDE, la copia internacional de FATCA, o serán sujetos a una multa de retención de 30%. La ironía es que esta misma herramienta que utilizó el gobierno Estadounidense para forzar a las instituciones financieras a que cumplieran con FATCA la utilizarán gobiernos en el exterior para forzar a las instituciones financieras Estadounidenses a ceder.

Esta publicación también está disponible en: English

Tagged: , , , , , , , ,